miércoles, 24 de septiembre de 2014

Septiembre 2014 - Gatos y Huertas

Septiember 2014 – Gatos y Huertas

Hola! Como ya os dije en mi entrada anterior, tenemos un nuevo miembro en la familia, se llama Rubén.

Rubén es un gato callejero, que el pasado año, alrededor de Julio o Agosto del 2013, le solíamos ver por la calle, bueno, un par de veces le vimos, creo yo.

Recuerdo que en una ocasión vino un vecino, de cinco casas más allá a preguntarme si tenía gatos, yo leía de su jaula, cómo se lo iba a comer el gato? dije que sí, y me dijo que es que había un gato todos los dias en su jardín, y que se quería comer a su loro, por lo visto tiene un loro en casa. Yo me quedé un poco perplejo, y le dije que si el loro andaba suelto por la casa, y me dijo que nó, que cómo le iba a dejar suelto por la casa, que se escaparía por la ventana. Entonces yo le dije que si el loro no sal

Me dice que es que ahora en verano dejamos la ventana abierta y no quiero que el gato entre en su casa y se coma al loro... en fín, que empezé a cabrearme y le dije que mis gatos no salen de casa, que lo tenemos todo vallado de forma que no pueden salir del jardín, le pregunté cómo era el gato y me dice, 'atigrado', marrón y blanco.

Le digo que yo no tengo ningún gato atigrado, ni marrón, ni blanco, y le mandé a freir espárragos. Desde aquél día, le he vuelto a ver muchas veces (al hombre) y nunca nos hemos saludado, una cosa es venir a mi casa a preguntar si es alguno de mis gatos, otra cosa es venir a tu casa y echarte la bronca de que uno de tus gatos se quiere comer a mi loro. Y ahí ya no cuela.

Pues era Rubén. Aunque por aquél entonces, apenas lo conocíamos. Un día, hacia Septiembre, ya hace
Rubén esperando en la valla a que le dén de comer
un año empezó a subirse al pilar de la puerta que da a nuestro jardín y allí se pasaba las horas muertas mirándonos, y mis tres gatos, Rafa, Naty y Lily, se pasaban las horas sentados en el jardin mirando hacía Rubén intensamente como diciendo 'Ni se te ocurra entrar, esto es nuestro'. Y esto es lo que vino ocurriendo durante varias semanas.

Hasta que un día decidí darle de comer, le tuve que poner el plato en lo alto de la columna, porque el gato no puede entrar a nuestro jardín ya que lo vallamos de forma que los nuestros no puedan salir, y automáticamente, otros gatos callejeros no pueden entrar.

Desde aquél día que le dí un plato de comida, estuvo viniendo a diario durante varios meses, yo seguía poniendo comida, pues me daba pena, estaba muy sucio y muy flacucho, y la verdad es que era muy bonito, no sabemos si es mezcla o raza, porque el gato es Siberiano total.

En Marzo, un día viendo la tele, por la noche, vimos un gato pasar de un lado al otro del comedor, enfrente nuestra, pero no le dimos importancia, era de noche, y con poca luz, no nos fijamos mucho, y al poco rato volvió a pasar por delante nuestra y ya nos dimos cuenta que era Rubén, no sabemos por dónde entraría, el caso es que estaba dentro, y sin más ni más se sube al otro sofá y se pone a dormir como si estuviera en su casa.

El dueño del sofá


Al día siguiente todavía andaba por aqui, lo peinamos bien peinadito, pues tiene pelo largo y le quitamos lo más que pudimos de suciedad, tenía garrapatas y pulgas y de todo un poco, y al poco rato nos damos cuenta de que se ha ido, aunque no sabiamos por donde. Por la noche vuelve a entrar y directo al sofá y así estuvo varios días, saliendo y entrando, y yo ya le dije que o se quedaba fuera o se quedaba dentro pero que esto de salir y entrar a sus anchas y llegar a casa hambriento y sucio no era plan, y no se si me escuchó, pero dejó de salir a la calle, tambien es verdad que ese día encontramos un agujero en la valla, que se supone que lo hizo él con sus dientes y por ahí entraba y salia cuando no le veíamos. Lo encontramos porque vimos a Rafa salir un día por ese agujero, así que una vez cerrado el agujero, no hubo más problemas.









En esas fechas yo me fuí a Londres para hacer el papeleo de la venta de mi piso y la mudanza y a la vuelta parecía que Rubén ya se había adaptado a nosotros, a la casa y a su entorno, no así a los otros tres gatos nuestros, que ni que decir tiene, que estaban bastante descontentos por la situación, ya que para ellos Rubén es un extraño que ha llegado y está acaparando toda la atención, y eso se vé que no les gusta nada de nada.

A los pocos días de volver de Londres, vino el veterinario a casa, y le puso las inyecciones reglamentarias, le cortó las uñas y todo lo demás y oficialmente es nuestro. Creemos que se ha debido de perder o quizás haya sido abandonado por algún pavo, pues se le vé muy cariñoso y se deja coger sin sacar las uñas.


A la hora de comer se toleran más
La convivencia con Rafa, Naty y Lily no es muy buena, se toleran, pero no se acercan mucho, y se pelean cada dos por tres, varias noches hemos tenido que bajar a separarlos, y nos encontramos el salón con mechones de pelos de todo tipo y colores. Supongo que con el tiempo se irán acostumbrando, aunque estamos hablando de Abril y ya estamos en Septiembre y la cosa, aunque está mejor entre ellos, todavía no son 'amigos', no sé si llegarán a serlo algún día, lo dudo tal y como van las cosas, o a lo mejor es que no tengo paciencia y quiero resultados ya!

Hay que darlos de comer aparte, Rubén en la cocina o en el pasillo y los otros tres en su sitio de siempre, aunque esto a Rubén le dá lo mismo, una vez se acaba su comida, se va a por la de los otros, así está el bicho de gordo, anoche lo pesé en la báscula y ya pesa casi 6 kilos, aunque he leído que los gatos siberianos suelen pesar entre 7 y 9 kilos, no sé yo, porque a Rubén no me lo imagino con 9 kilos, pues está ya bien regordete, es verdad tambien, que lo hemos castrado y al castrarlo se vuelven más perezosos y comen más, pero está visto que es un gato grande, y musculoso, y encima tiene mucho pelo, y aparenta más todavía. No tienen 3 años, creemos que anda por los dos años y medio, y los nuestros tienen 3 y medio...

Naty y Rafa
En fín, que Rubén ha decidido que quiere vivir con nosotros y no había manera de deshacerse de él, así que aquí está con nosotros, la verdad es que no da ninguna guerra, es muy tranquilo y es un buenazo, aparte de cuando se pelea con sus hermanastros.

Hay un par de cosas que no me gustan mucho, la primera es que debido a su 'infancia', le gusta dormir donde más sucio esté, en al barro, en las macetas, debajo de las plantas, no hay manera de encontrarle cuando lo buscas por el jardín, siempre está metido donde más se pueda manchar y luego entra en casa hecho un cristo. Sobre todo le encanta la huerta, donde se cree que la huerta es un arenero donde puede ir cuando le plazca a hacer sus necesidades y luego enterrar las cacas con la tierra.... pah!

La otra cosa que no me hace gracia, nada de nada, es que Rafa, Naty y Lily ahora están marcando en casa, ya sabemos que los gatos son muy territoriales y se preocupan mucho de que nadie invada su territorio, y menos aún, otro gato. Por lo tanto van marcando por toda la casa, lo cual es preocupante, y debido a ello tenemos que procurar que todas las puertas estén cerradas, pues no quiero que entren en las habitaciones o la cocina y marquen por todas partes, pues es un olor muy fuerte y asqueroso que no se quita con nada.

Hemos comprado una linterna ultravioleta, pues con la luz ultravioleta, el marcaje se vé muy bien, y puedes limpiarlo, pues como no se vé, no lo limpias, y estamos todas las noches antes de irnos a dormir, con la linterna por todo el salón, que es dónde normalmente están siempre, y limpiando.






Lily es la que más marca en casa, aunque Naty y Rafa han marcado pero en muy pocas ocasiones, Lily en cambio, que es muy tímida y muy miedosa, es la que más se pelea con Rubén y está todo el día gruñendo a Rubén (bufando mejor dicho!).

Ha cogido la manía de marcar en todas las puertas de la casa, afortunadamente, siempre son los mismos sitios donde marca, al lado de dos estanterias del comedor, y en las puertas de las habitaciones y baños, y en el ático sobre todo pues es donde Lily suele pasar sus ratos, y tiene todo el ático marcado, que me dá hasta miedo subir con la linterna, pues me cabreo un montón.

Llevamos ya varias semanas que duermen en el jardín, cerramos la puertas y se quedan fuera toda la noche, y el marcaje se ha notado menos, pues suele marcar por la noche, asi que ahora ya no es tanto como antes.

Si alguien lee esto y me puede dar algún consejo para que dejen de marcar, que me lo diga!! Que es algo que no han hecho nunca hasta que ha llegado Rubén a casa. Esto está claro.

En Abril, (y es que todo ocurre en Abril este año!), decidímos hacer una pequeña huerta en la parte de atrás del jardín, que no le damos ningún uso, y nos pusimos manos a la obra, removimos lo que había y nos encontramos con mogollón de escombros debajo de la gravilla, estuvimos una semana cavando y tirando escombros, luego compramos tierra y fertilizante y dejamos la huerta en muy buen estado, el 1 de Mayo plantamos semillas, melones, sandias, tomates, zanahorias y tomates.

Con el paso del tiempo vimos como iban brotando las semillas, aunque todavía era pronto para cantar victoria. Ya en Junio vimos un melón, del tamaño de un garbanzo, pero algo es algo, increíblamente, en cosa de 3 semanas, el melón creció de manera desorbitada, decidimos esperar a que mi madre viniera, para comerlo, y por lo tanto lo dejamos un mes más y en Agosto nos comimos nuestro primer melón, y bien bueno que estaba, tambien crecieron las sandías, y los tomates y las zanahorias, no así las cebollas, ni siquiera una... pah! Este mes, Septiembre, nos hemos comido todo lo que había y hemos limpiado la huerta, y ha vuelto a quedar en su estado original, ya lo dejaremos así, pues no vamos a plantar nada, ya que pronto nos iremos a otra casa, pues …. SI ! Hemos encontrado casa al final ! Pero eso será para otro día... 

Y acabamos con unas foticos de las alegrías de la huerta.... Bss!