viernes, 27 de marzo de 2015

La vida animal - 27 Marzo 2015

La vida animal - 27 Marzo 2015

Hola! Ya estoy aqui otra vez y no han pasado ni dos semanas!!

No recuerdo si os comenté en mi última entrada, que en nuestra nueva casa tenemos también un gallinero?!

Resulta que en la firma del contrato de arras (firma de la señal o como querais llamarlo), los dueños nos pidieron por favor si no nos importaba quedarnos con las gallinas que tenían, porque no sabían que hacer con ellas, y nosotros encantados les dijimos que no había ningún problema.

El gallinero, por llamarlo así, pues tiene poco más de 50 metros cuadrados, casi tienen mas espacio quenosotros en casa! Está muy bien montado, tenemos cinco gallinas ponedoras, y un gallo tuerto. Bueno, mejor dicho, ya nos quedan cuatro gallinas, pues una se murió hace unos días, no sabemos muy bien porqué, suponemos que ya estaba vieja, curiosamente, ha habido ocasiones que hemos tenido 5 huevos en un dia, lo cual quiere decir que todas las gallinas eran ponedoras y todas ponian un huevo diario, que es lo normal, no pueden poner dos huevos en un día.


Pero esto ocurrió hacia Octubre, cuando todavía hacía mucho calor, luego ya entrando el otoño y con el cambio de horario, empezaron a poner 3 o 4 al día, luego 2 o 3 diarios, y hasta 1 o 2 al día, e incluso hubo una racha de unos 4 o 5 dias que no hubo un sólo huevo, y nos quedamos muy extrañados.





La verdad es que el gallinero en aquella época estaba muy sucio, pero era justo por Navidades y se ma había pasado limpiarlo (lo limpio una vez al mes), y con el jaleo de Navidades y la mudanza, se me fueron pasando los días y estuve casi 2 meses sin limpiar el gallinero, estaba hecho una mierda, nunca mejor dicho, y de repente mis gallinas dejaron de poner huevos, yo dí por sentado que sería algo normal.

Un día me puse a limpiar el gallinero, lo dejé como los chorros de oro y desde ese día (al dia siguiente), empezaron a poner huevos otra vez, 3 o 4, en ningún momento volvimos a ver 5 huevos, por lo que pensamos que una de las gallinas había decidido jubilarse y dejar de poner huevos, pero lo dificil es saber cual de ellas era, pues no puedes estar las 24 horas del día vigilandolas a ver quien pone y quien no pone?! - y encima son todas iguales, del mismo color y es muy complicado saber cual es cual. Y hasta el día de hoy, normalmente ponen 4 huevos diarios, a veces 3, por lo tanto, damos por sentado que la gallina que murió hace unos días, murió de vieja. La pobrecilla, un día nos la encontramos sentada en el suelo, la pusimos de pie, pero no quería andar, pensamos que no se encontraba muy bien, así que la dejamos tranquila, la metimos en el gallinero y al día siguiente volvimos y estaba en el mismo sitio, no se había movido, se caía para los lados y se le cerraban los ojos, y entonces la cojí para ver si tenía alguna herida o algo pero estaba bien y me dá que se murió mientras la tenía en las manos.








Hay gente que una vez dejan de poner huevos, las mata para comerlas o hacer caldo de gallina, pero nosotros ni lo uno ni lo otro.

Al ser todas igualitas, decidimos no ponerles nombres, pues si se supiera quien es quien, podriamos al menos nombrarlas pero al ser todas iguales, no merecía la pena.













 El gallo, como sólo hay uno, le pusimos de nombre Sidney. Es un gallo tuerto, sólo vé por un ojo, lo cual significa que siempre está nervioso, pues si estás a su derecha, no te vé y si de repente el gallo se da la vuelta y te vé, pega un salto que te echa para atrás del susto que se lleva. Pobrecillo. Es muy tímido y no hay quien se acerque a él, sale pegando brincos y como es tan grandote, a veces dá hasta miedo, nos respetamos mutuamente. Aunque parece que ya se va acostumbrando a nosotros. Las gallinas al principio tambien eran muy reacias, pero a los pocos días ya se tiraban encima tuya pidiendo comida.






Son un trasto todo hay que decirlo, les ponemos la comida en cuencos, y lo primero que hacen es darle
patadas y verter toda la comida al suelo, les ponemos una piedra bien grande en los cuencos, pero aún así seguían tirando la comida, así que al final compramos un comedero especial para ellas, que lo colgamos del techo y así van comiendo a su gusto y no vierten la comida, tambien viene bien para que las ratas no se acerquen a la comida u otros roedores.

Ni que decir tiene que estamos de huevos hasta la coronilla, sólo ayer regalé dos docenas y todavía tengo otras 2 docenas en el frigorífico, y yo no sé qué hacer con tantos huevos!




 

Todos los dias (ahora), son 4 huevos, así que en una semana son 28 huevos, si alguien sabe de alguna receta donde se usen muchhhhhoooooosssss huevos, que me lo diga por privado! (Qué pena que no se puedan congelar, verdad?).

Me dá cosa tirarlos, asi que los vamos guardando, ya hemos comprado varias 'hueveras' para meterlos y que se los lleven los amigos, tambien regalamos a los vecinos, esto del trueque esta de moda otra vez, yo te doy huevos, tú me das naranjas, o cebollas, o nabos, o pimientos, y así andamos. De vez en cuando me pongo a hervir 8 o 10 huevos y una vez hervidos, siempre vienen bien para un 'snack' rapido, un huevo cocido con un poco de atún y mayonesa y p'adentro!

Aunque yo tengo el colesterol alto y me estoy medicando, así que trato de no comer más de dos o tres huevos semanales, lo cual empeora el asunto, pues Mark tampoco es mucho de comer huevos todos los dias, así que se van acumulando.

Ahora que ha llegado la primavera, supongo que alguna gallina se volverá clueca y se ponga a incubar, no vamos a parar el proceso si eso ocurre, pues creo que sería estupendo ver el proceso entero, y tener unos cuantos pollitos dando brincos por el gallinero, al menos no hay que esperar mucho pues son sólo 21 días de incubación, pero bueno, esto ya se irá viendo.

Hace cosa de un mes o poco más a Mark se le antojó que quería una pareja de pavos reales, en la tienda donde compramos el pienso los vendían, y en una ocasión vimos en una jaula a una pareja recién llegada y estaban en espera de que el dueño fuese a buscarlos para llevárselos, y la verdad es que eran muy bonitos, pero eran enormesssssss!!

Empezamos a mirar online para ponernos al corriente sobre este animal tan chulo, y la verdad es que a mí me asustaba un poco la idea de tener semejante bicho dando vueltas por los jardines y la huerta, y encima vimos que se comía las plantas y verduras, así que Mark dijo que no, que sus plantas no se las come nadie, y menos un pavo real, así que decidimos no comprarlos. No sé si me gustó o no me gustó la decisión!

La siguiente vez que volvimos a la tienda a comprar el pienso, Angel, el dueño de la tienda, nos enseño
otros bichos que tiene por allí, y nos gustó mucho el Pato Mandarín, muy gracioso y de vivos colores, yo recuerdo verlos mucho en el Regents Park, cuando vivía en Wimpole Street, me iba a patinar al Regents Park y siempre cruzaba el lago donde están los patos y me llamaban mucho la atención por los colorines que tenían. Estos patos (Aiz Galericulata), proceden de China, y son patos muy apreciados por su belleza, antiguamente estos patos eran considerados portadores de buena fortuna, de amor y fertilidad, y en las bodas chinas se tenía por costumbre regalar una pareja de patos mandarines a los recién casados, no sé si hoy en día se sigue haciendo lo mismo? Si hay algún chino
leyendo esto, que nos lo haga saber!







Y no lo pensamos mucho, pues al ser animales más pequeños y similares a las gallinas, podían vivir todos juntos en el gallinero. Así que pedimos una parejita, y en en diez días, nos llamó Angel para decirnos que ya habían llegado y que podiamos pasar a recogerlos.

Mientras tanto, en esos días, decidimos montarles una piscinita en el gallinero, ya que había un tanque de piedra, que no sabemos muy bien cúal era su papel en el gallinero, no sabemos si es que anteriormente había patos, o cualquier otro bicho.







El caso es que el tanque tenía un agujero en el fondo, tipo desague así que se nos ocurrió la idea de tapar el tanque con la piscina que teníamos en la otra casa, ya que habíamos decidido comprar otra piscina más grande para esta casa, la vieja ya no nos valía y estábamos pensando en tirarla, asi que nos vino bastante bien, la recortamos e intentamos meterla como bien pudimos en el tanque, y la llenamos de agua y la verdad es que quedó muy bien, por lo menos ya no se escapaba el agua del tanque, y los patos necesitan agua, pues se pasan el día pateando la piscina.





Y aquí el tanque terminado y peparado para recibir a Robert y Sofía!








También les construímos un nido, y lo hemos colgado de la valla del gallinero, ya que los patos tienden a anidar en las alturas, en lo alto de un árbol, por ejemplo y la verdad es que aunque tenemos 3 árboles en el gallinero (Níspero, Melocotón y Manzano), no son muy altos como para montarse un nido en condiciones, así que Mark, que es un manitas con la madera, les hizo un nido, tirando a cajón, con agujero y todo y alguna ramita encrustada para que se posen. Les pusimos tambien un comedero en medio de la piscina para que así las gallinas no se coman su comida también. Vamos, que fuimos preparando el 'ambiente' para la feliz llegada de los patitos.

Con  la caja-nido al fondo
Y aquí están, Robert y Sofía, se pasan el día en la piscina de un lado para otro, metiendo la cabeza cada dos por tres, no se separan un segundo, siempre juntos el pato y la pata. El dismorfismo sexual del pato es increíble, al igual que el pavo real, el macho es muy colorido y 'femenino' y la hembra un poco más normalita y aburrida en colores. Esperemos que tambien les dé por ser padres y a ver si tenemos unos cuantos patitos dando brincos con los pollitos por el gallinero.




Otra cosa que no sabeis, es que tambien tenemos un perro, se llama Oliver (Oly para los amigos). Es un bicho, ahora lo tengo a mi lado durmiendo panza arriba como si no hubiese mañana. Es un buenazo, todo hay que decirlo. Es una mezcla de Border Collie en miniatura, con algo raro... y se ha quedado en collie miniatura. Es blanco y negro y se está poniendo gordete, tanto que lo hemos puesto a dieta.

Un día hablando con Pablo, mi veterinario, le comenté que ibamos a empezar a buscar un perro para la nueva casa, ya que está un pelín alejada y queríamos algo que nos vigilara la casa, o al menos que ladrase si pasaba alguien con alguna navaja, jajajaj!

Y me comentó que tenía una amiga que se dedicaba a recoger perros abandonados y tenía unos cuantos. Hablé con ella, Ibel, y mandó fotos de los perros que tenía, nos gustó mucho éste (se llamaba Toby) y fuimos a verlo al día siguiente, y decidimos quedarnos con él.

Ella se lo encontró en el media de la autopista A-7 en Agosto pasado, y se lo llevó a casa, no sabemos qué tipo de vida tendría, y eso duele, pues me gustaría saber qué es lo que le ha pasado, no creo que sea 'salvaje', sino, que posiblemente se haya escapado, o lo hayan abandonado o se haya perdido, pues en casa no se hace pis, ni cacas, se aguanta toda la noche, y el primer día le dije 'Sube!' y subió (a un banco en el parque) y cuando le dije 'Baja!', él bajó, por lo tanto doy por sentado que ha estado con otra familia antes de llegar a nosotros.

Se oyen muchas historias de gente que los abandona, y no sé si es el caso de Oly, espero que no.

El veterinario, por los dientes y aspecto, me dijo que no tendria 18 meses, asi que le pusimos las vacunas pertinentes, el chip, desparasitación, pipetas, DNI, y le cambiamos el nombre a Oliver. Tambien le castramos, (lo cual ha tendido a engordar desde entonces).

El está super-contento con nosotros, sobre todo aquí en la nueva casa porque tiene kms y kms de campo para correr y nunca va con correa, obedece mucho y muy bien, salvo cuando vé alguna bicicleta, se tira a ellas literalmente y algún dia va a ocurrir un accidente, no entiendo porqué se tira a las bicicletas, si por miedo o le traen malos recuerdos.

Por lo demas, es un santo, el gordito come de todo, lo que más le gusta son las naranjas y mandarinas,
se vuelve loco, aunque come de todo, al principio se comía su comida y después iba a por la de los gatos, ahora ya hemos 'inventado' algo nuevo para que los gatos puedan comer su comida sin que se la robe Oly, ponemos la comida de los gatos en una mesa, y Oly no puede subir a la mesa, por lo tanto, los gatos no pasan hambre!

El problema ahora es que tenemos dos gatos de algún vecino que viene a nuestra parcela, entra en la cocina de verano por la gatera que tenemos y se sube a la mesa y se come la comida de los gatos, y eso hace que de vez en cuando oigamos peleas entre los gatos, y Oly ladrando y corriendo detrás de los 'ladrones', es todo un episodio que hay que verlo en directo.

Ahora lo que hemos hecho es que nos hemos traido la mesa de la cocina de verano, y la hemos metido dentro del porche, y en el porche es donde pasan la mayoría del tiempo los gatos y el perro, sobre todo por la noche, ya que no duermen nunca en casa, y claro, a los gatos 'forasteros' no les va a apetecer nada meterse en el porche a comer cuando están todos allí durmiendo. Y desde entonces la cosa va bien, lo sé porque por las mañanas cuando me levanto, todavía tienen comida en los platos, en cambio antes, cuando la comida estaba en la cocina de verano, nunca quedaba nada a la mañana siguiente y los platos bien limpios.

El veterinario vino el otro día y nos echó la bronca pues Oly tenía más de 2 kilos de sobrepeso, así que no hay más naranjas ni mandarinas, ni dulces, que le encanta cualquier cosa que sea dulce.

Y ahora lleva dos semanas que sólo come su pienso y nada más, un poco aburrido para él, pero a ver si así baja de peso y no será por ejercicio porque cada vez que salimos a 'pasear' damos una vuelta de casi una hora, entre 3 y 4 kilometros cada vez y si salimos 3 veces al dia, podemos llegar a 10 kms diarios andando, y eso es bueno para él y para mí.

Y es que hay mucho para andar y cada día elegimos un camino diferente, normalmente Oly va 500 metros delante de mí pero siempre que hay varios caminos, se para y me mira para que le indique por cúal vamos a ir hoy, y le digo 'Para allá' y se vá para allá. Hay tantos cañales por la zona, y tantas acequias y tantos rios que se lo pasa bomba, sobre todo con los patos y todo tipo de aves que hay por la zona.


 Con los gatos se lleva fenomenal desde el primer día, un par de veces salió detrás de uno de ellos para morderle, pero después de una buena bronca, yo creo que se ha dado cuenta, de que en esta casa, el que llega el último, no vale un duro y hay que ponerse en la cola.

Lo más curioso es que desde el día que Oly llegó a casa, yo creo que Rubén supo que ya no era el último en llegar, y lo mismo se dieron cuenta Rafa, Naty y Lily, y por lo tanto Oly pasó a ocupar el puesto del 'último de la cola' y desde ese día los tres gatos, por fín empezaron a hacer buenas migas con Rubén. Y curiosamente, ya duermen juntos y se pasean por delante y no bufan ni hacen nada extraño y han dejado de pelearse, pero ha sido tal y como lo cuento, de la noche a la mañana.

Con Oly se llevan los cuatro fenomenal, digamos que se toleran muy bien, además yo creo que los gatos saben que Oly los defiende ante otros gatos, o perros y se sienten más seguros, no lo dudo un segundo.

Y para más colmo, sabeis que Lily tenía la manía de marcar por todas partes en la otra casa, sobre todo debajo de las puertas, y cualquier otra parte, como los sofás, o los cojines, vamos, por todas partes, y el olor era insoportable.

Pues bien, ya llevamos dos meses y medio viviendo en esta casa y en ningún momento hemos visto ni 'olido' ningún marcaje por ninguna parte, me extraña muchísimo, la verdad es que no lo entiendo, supongo que aquí, al tener más espacio, cada gato tiene su territorio, y creo que están más tranquilos en ese aspecto. Lo que más me preocupaba eran las cortinas, pues tenía la manía de ir marcando en las cortinas y al final por evitar lavarlas tanto, acabamos haciendo un nudo en las cortinas para que no llegaran al suelo y así los gatos no pudieran marcar, y digo los gatos pues aunque era Lily la que marcaba normalmente, tambien hemos visto a Rafa y Naty marcar en otras partes.

En cambio aquí, hemos colgado todas las cortinas y caen libremente al suelo y en ningún momento han marcado, ninguno de los tres, así que doy por sentado que ya no lo volverán a hacer! Para mí es una alegría inmensa pues tengo un olfato muy bueno, y en la otra casa me pasaba el día limpiando y lavando para quitar los olores.

Mark sigue pensando que el motivo por el que Lily empezó a marcar (algo que no hizo nunca en sus tres primeros años de vida) es por Ronny, el perro de mi madre, que una vez vino a nuestra casa e iba marcando los muebles, y desde entonces Lily empezó a hacer lo mismo. Yo no sé qué pensar, puede ser cierto. Por eso, en esta nueva casa, si viene algún otro perro, lo dejaremos en el porche o fuera a dormir, para evitar que se vuelva a reproducir la mala costumbre.

La verdad es que antes de mudarnos a esta nueva casa, puse mil lavadoras con todo tipo de cortinas, cojines, fundas, etc, etc, etc, y nada más llegar aquí, estuve limpiando a fondo los sofás con la vaporetta, para tratar de eliminar cualquier residuo de orina que pueda haber por alguna parte.

En la otra casa teníamos el patio completamente vallado para que no salieran fuera a la calle, tambien para que no saltaran al jardin del idiota del vecino, aquí en cambio, no tenemos nada, salen y entran a sus anchas, y pensamos que saldrían o se perderían al entrar en la casa nueva, pero lo que hicimos fué que el día que nos vinimos aquí a vivir, les dejamos en el porche, con todas las puertas cerradas para que no salieran al exterior (patios, jardines y huerta), y les dejamos encerrados en el porche durante 8 dias enteros, para que se fueran acostumbrando a los olores de la nueva casa, allí tenían sus cestas y sus platos de comida y agua, para que al menos vieran cosas familiares, entraban en casa de vez en cuando pero muy asustados, oliendo cada rincón y explorando todo al más mínimo detalle, Rubén fué el que menos importancia le dió al tema, se sentó a nuestro lado como todas las noches y se durmió, como si nada hubiera pasado. Rafa, Naty y Lily estaban un poco desconcertados el primer día, pero en un par de días estaban fenomenal. Lily en cambio, su cáracter ha sido siempre tímida y reservada, y la verdad es que estuvo casi 3 semanas bastante nerviosa y asustada, pero con muchos mimos se le fué pasando.

Al octavo día les abrimos las puertas del porche y empezaron a salir a los patios, corriendo y explorando cada rincón de la nueva casa, aunque Lily no se atrevía a salir del porche y de hecho no salió hasta varios dias después ella sola husmeando los rincones.

Y desde entonces están muy bien, cada cual tiene su sitio en la casa, Naty se pasa las horas en los tejados (le gustan las alturas), Lily suele estar siempre en el porche o en la cocina de verano, Rafa anda por todas partes, generalmente en la huerta y en la calle o en las huertas de los vecinos!! Rubén sale y entra como Pedro por su casa, pero es un dormilón y la mayor parte de día está durmiendo allá donde menos te lo esperes.

Con las gallinas bien, Rubén incluso salta al gallinero y se queda un rato con las gallinas, teniendo en cuenta que Rubén también tuvo su época salvaje, me resulta difícil de creer que no se comiera ninguna gallina!

Oly en cambio, el primer día, fuimos a dar de comer a las gallinas y nos dejamos la puerta del gallinero abierta, entró detrás nuestra como un fiera y fué directamente a por una gallina, la cogió del cuello con todas sus fuerzas y empezó a zarandearla de un lado a otro, y la gallina desmadrada por completo dando gritos y menos mal que reaccionamos y nos dió tiempo a coger a Oly y que soltara la gallina, le eché una bronca al pobre perro que todavía me acuerdo, y desde entonces tenemos mucho cuidado con dejar la puerta bien cerrada cuando entramos o salimos del gallinero.

Eso no quita que Oly se pase el día ladrando a las gallinas desde fuera e intentando encontrar un hueco por donde meterse, si pudiera, se las comería a todas, está comprobado. Al final optamos por poner una puerta de hierro a la entrada de las escaleras que llevan a la huerta, de esa forma, el perro no puede subir a la huerta y las gallinas no se estresan tanto, aunque ya de últimas, las gallinas pasaban olímpicamente del perro y a través de la verja, le daban picotazos en la nariz a Oly y éste se cabreaba sobre manera, el gallo por otro lado, muy asustadizo, al ser tuerto, la mayoría de las veces no veía al perro hasta que no se daba el gallo media vuelta. Lol!


En fín, así andamos, con cuatro gatos, un perro, cuatro gallinas, un gallo, y dos patos. Aparte de los mil
pájaros que andan por aquí a todas horas, los buitres y los águilas que vuelan el cielo (aunque éstos no son nuestros!), estamos todos encantados, todos viviendo en armonía, menos los ratones, que supongo que haberlos hailos, aunque no hemos visto ninguno, pero con 4 gatos y 1 perro, aquí no hay ratón que sobreviva cinco minutos, aunque ya han caído varios pájaros, y se los zampan enteritos en cinco minutos.

Y bueno..... otra entradita más para el blog acabada!!