viernes, 15 de abril de 2011

15 Abril 2011 - Volver o no volver?

La pregunta eterna: Volver o no volver?

A falta de tres dias para 'abandonar' el país, tengo un mar de dudas en mi cabeza. Aunque no me sorprende, pues ya lo veía venir. Tengo el coco lleno de 'fantasmas'. Personalmente creo que UK me ha tratado muy bien, claro está que yo he puesto mucho de mi parte, y ahora que llega la hora de 'abandonar' el país, me estoy comiendo el coco de manera que ya no sé ni lo que quiero. Lo que más me preocupa es el choque cultural, más que otra cosa.

Siempre pensé que volvería a España a 'retirarme', comprarme una casita en el campo con piscinita, un par de gatitos y comer taquitos de jamón serrano mientras tomo una cervezita fresca en el jardín, claro que una cosa es querer y otra es poder, hay un buen trecho entre medias. En España está mi familia, y amigos y siempre hay cosas que me gusta recordar, lugares, personas, sabores, olores, y claro, contra más tiempo pasas en otro país, más te vas acostumbrando a él y más raices vas echando. Y lógicamente, más te cuesta irte.

Lo de sabores lo digo porque recuerdo que en mi 'época de joven', solía beber horchata en mi pueblo, me gustaba muchísimo y tuvieron que pasar 21 años para que yo volviera a probar la horchata (hace unos meses en Valencia). Y lo de olores lo digo porque todavía recuerdo esos olores en mi pueblo de cuando las 'viejecitas' hacían el brasero por las mañanas, o el olor a leña cuando quemaban algo.

Además de que te pierdes muchas cosas cuando estás 'fuera', el ver crecer a tus sobrinos, el simple hecho de ir a por mi sobrina al colegio, me llena de alegría, cuando la veo salir dando trotes hacía mí, como si yo fuera lo más importante que existe. Me he perdido muchísimas cosas en cuanto al entorno familiar se refiere, aunque está claro que también he ganado muchas cosas estando aquí.

Es la pregunta de siempre, vuelvo o no vuelvo? - Vuelvo. En tres dias.

Si yo estuviera sólo (soltero) y viviendo en Londres como siempre lo he hecho, quizás esto fuera la típica crisis de identidad, estoy en la edad para ello. Pero no es crisis, es simplemente algo que venía 'viniendo' desde hace tiempo. Mi idea era quedarme en Londres hasta que pasaran las olimpiadas (2012) y luego volverme, pero en vista de mi situación laboral en Yorkshire, las cosas se han adelantado, para estar 'parado' aquí, prefiero estar parado 'allí' (y por lo menos me puedo ir a la playa todos los dias).

Llegó un momento en el que empezé a pensar en volverme a Londres, pero Mark decía que 'ni se te ocurra', así que le puse la pregunta delante de sus narices, Londres o España, y como a él no le gusta Londres (para vivir), decidimos irnos a España. Y p'allá vamos.

La verdad es que en España se vive bien, por mucho paro que haya, el estilo de vida es muy diferente, pero claro, esto no lo sabe nadie si no ha vivido fuera de España un tiempo razonable, en Londres, aunque vayas de 'paseo', vas corriendo, con la lengua fuera, el stress es inevitable, todo el mundo tiene prisa, y se vive así, todas las horas del día y todos los días del año. Luego vas a España de vacaciones y la gente va de 'paseo' tan despacito que parece que van para atrás en vez de para adelante. Y se paran en las esquinitas a charlar y luego siguen p'alante, y eso cuando no se paran en la cafetería a tomar un café con un 'curasán'.

Esto aquí no ocurre. Aquí hay que pedir cita para salir a tomar un café con tu mejor amigo, 'espera, que mire el diario... ah! El miércoles no puedo, tengo una clase en el gimnasio y después tengo que ir a la tintorería a recoger un traje y luego tengo un cursillo de 'seguridad en el trabajo', …... , 'pero el Viernes estoy libre de 5 a 6 de la tarde'.... Y luego búscate un 'café-bar' que te den un buen café y tengas sitio para sentarte, al final te lo acabas llevando 'para llevar' y te lo tomas por el camino mientras vas de 'paseo' con tu mejor amigo a 20kms por hora... Y no exagero.

Es un poco amargo regresar a la realidad de algo que hemos 'idealizado' durante tanto tiempo, uno trata de hacer las cosas bien y de no 'herir' los sentimientos de nadie, la familia no lo es todo, uno tiene que pensar en sí mismo, y no en la familia, pues al fin y al cabo, cada uno tira por donde le conviene, y hacia lo que le conviene. Irnos a Pamplona era una posibilidad. Pero después de tantos años pasando 'frio' en Inglaterra, no me apetece irme a pasar frio a Pamplona. Ya sé que la familia está allí, pero cada uno tiene su vida, y a mí la familia no va a hacer que 'no sienta frio' en Pamplona. Me apetece algo mas caluroso, tampoco quiero tener 30 grados todos los dias del año, para eso me voy a Acapulco. Pero no quiero bufandas, gorros y guantes todos los dias durante 4 meses como hago aquí, ya que cambias tu vida, trata de hacerlo para mejor. Aunque no todo tiene que ver con el tiempo, ni mucho menos.

Como dice el refrán, 'De la familia y el sol, contra más lejos mejor'. Está claro, hay que resguardarse de hasta las cosas buenas, o al menos, tratar de no frecuentarlo en demasía, no puedo vivir sin el sol, pero no es bueno tumbarse al sol todo el día. Con la familia, tanto de lo mismo, tomarla con moderación y no frecuentarla mucho, que luego llegan los problemas!

Que no digo que sea malo tener cerca a la familia (es lo más positivo de volver). Pero creo que sin darme cuenta me he convertido en un ser más independiente y desligado de la familia (si no, no hubiera sobrevivido tanto sin ella), hasta el punto que me fastidia que metan en mi vida sin permiso. Una cosa es que yo les cuente cosas, otra es que mi madre esté criticando y comentando cada decisión que tomo o cualquier cosa que hago, supongo que es normal al haber pasado tanto tiempo fuera y alejado de todo.
Si es verdad que voy a echar de menos Londres, pero también es verdad que no me veía yo en el UK para 'siempre', comiendo sandwiches delante del ordenador en el curro y llenando el teclado de comida, ni ver como a las 3.30 de la tarde ya es de noche y que parece que te tienes que ir a dormir a esa hora. No quiero volver a sentirme como una sardina cada vez que voy en metro o en autobús mirando el reloj cada dos minutos pensando 'joer, ya llego tarde otra vez!'. Y más aquí en Yorkshire, donde el tiempo y la cultura, te obliga a irte a casa después del curro, pues fuera no hay nada, está todo tan vacío (sino más) que un cementerio.

Yo me veo, viendo crecer de cerca a los mios, yendo a la playa cuando me apetezca, tumbarme a leer un libro en la arena o pasear por ella al anochecher, me veo desayunando en cafeterías si me apetece, o sentarme en una terraza a tomarme una horchata o una cerveza con limón a las 2 de la mañana, o ponerte a hablar con un extraño sobre la tele basura de Telecinco, cosas que aquí en UK la gente no hace. Son la cosas simples que te da la vida que muchos españoles ni se dan cuenta que las tienen porque las hacen a diario y que para nosotros, los 'emigrantes', es algo fuera de este mundo en el que vivimos (o nos vemos atrapados).
A veces llamo a mis amigos de Londres para que me ayuden a salir de este 'lio' que tengo en el coco de 'volver o no volver', unos me dicen que no me vaya, otros me dicen que me vaya. Tengo claro que es normal echar de menos a la familia, al país y a la tortilla de patatas o el ajoarriero (la comida, con la que casi he tenido sueños eróticos en el extranjero), te sabe a gloria los primeros dias, pero luego cuando ya has comido lo mismo varias veces, no es lo mismo, que sí, que está todo muy rico, pero merece la pena cambiarse de país para comer tortilla de patatas?
Lo que me asusta es si estoy mezclando los recuerdos con la realidad, y lo mismo pasa con la gente, yo me he ido y he vivido media vida fuera, por lo tanto, no soy del todo español, aunque nunca seré inglés, so y un 'hibrido', además, quien me dice a mí que cuando vuelva a 'casa' no me voy a encontrar con que todo está tal y como yo lo dejé hace 21 años y 3 meses... mi familia y amigos se quedaron en España y han vivido otro mundo completamente distinto al mío, la gente cambia, la familia cambia. Es verdad que cuando nos acordamos de la familia y amigos, generalmente nos acordamos de las cosas buenas, y la realidad es diferente.
Es normal y humano que yo recuerde los buenos momentos del pasado, relativizando y olvidando los malos. Con eso hago que mi pasado de repente se tiña de un color rosa que no tenía cuando lo viví, no sé si me explico, es lo que se llama nostalgia, sin embargo, cuando uno se va muchos años al extranjero la nostalgia se desarrolla en una forma rara, la gente en España recuerda el pasado como lo que es: algo valioso pero perdido, que no volverá, para mí en cambio, y sobre todo aquí, en 'el extranjero' se tiene la fantasía de que el pasado te está esperando en tu país, es como si de repente, me quedo con la foto fija de los últimos tiempos que he pasado en España y hasta me creo que todos están esperando mi vuelta, como si sólo yo hubiera vivido mi vida y los demás se hubieran quedado estancados tal y como yo les dejé hace 21 años.
Vamos, que es como si ahora llego a mi pueblo y quedo con los amigos en la cruz del parque y nos vamos a tomar un 'águila' al bar del parque y luego vamos al chiringuito de Balbina a por una más y luego ya acabamos en Tucumán bailando el 'Johanna give me hope', para luego llegar a casa a las tantas del dia siguiente viendo a mi abuela haciendo el brasero y me salte 'tú te crees que estas son horas de venir? - Malrayotepartaaaaaa!'. Y cuando me levanto a las 3 de la tarde, me tiene un taza de manzanilla (de esa que fuimos a coger al campo dos semanas atrás), para que se me quitan las ganas de 'devolver'..... aahhhh .. que tiempos aquellos!! Y después de la manzanilla, a ducharse y vestirse y volver a salir con 'los amigos'.
Los amigos, claro, ya no están allí, a la mayoría les he perdido la pista, unos en unas ciudades y otros en otras, otros criando hijos y ya no tienen tiempo para mí y se han convertido en extraños, todos han seguido su vida, al igual que yo he seguido la mía en el 'extranjero', como decía esa canción de no se quien, 'Alicia se fué a vivir a Barcelona, Claudia tuvo un hijo y de Guille y los demás ya no sé nada...'.
Sí, me he cado cuenta de que la vida no espera, porque yo me haya ido.
La cuestión de buscar curro en Valencia, es otro tema, he mandado varios curriculums y de momento no sé nada, a no ser que estén enviando cartas a la dirección de Valencia, sí es cierto que un par de agencias de empleo temporal me han llamado para ver si estoy interesado en tal y tal trabajo, pero como les he dicho que hasta el 19 no llego a Valencia, pues se han ido a por otro.
Mark, y aunque suene mal decirlo, puede tranquilamente retirarse y no volver a trabajar más en el resto de su vida, y creo que esa es su intención, mientras siga teniendo su negocio aquí, Mark no quiere amargarse la vida currando como un loco en España cuando no tiene la necesidad en absoluto. Y bien que hace.
Yo no ando muy atrás, mientras tenga mi piso alquilado en Londres, no creo que necesite ganar mucho dinero y trabajar como un loco tampoco, así que al menos, no tenemos esa preocupación sobre trabajos y dinero. Que es algo primordial sobre todo en estos momentos de crisis.
Y la gente dirá, 'wow! Ya quisiera yo estar en vuestra situación', y lo entiendo perfectamente, pero no es todo cuestión de trabajo, aunque supongo y entiendo que en España y debido a la situación actual, mucha gente piense que el trabajo es lo principal. Yo siempre he opinado que se trabaja para vivir, y no vivir para trabajar, como creo que se vé en España. Quiero vivir mi vida agusto, disfrutando lo más que pueda, pero no me quiero amargar currando para un tío que no hace mas que darme voces y órdenes y que ni siquiera es mi jefe, a destajo todos los dias. Y es que yo sigo viendo a España como un país donde todos quieren mandar y todos quieren tener la razón.
Aquí yo siempre he tenido un jefe, que me daba órdenes pero nunca gritando ni de malas formas, y quizás he tenido mucha suerte en ese aspecto, y no quiero ir a España y que me toque un amargado alcohólico como jefe. Y es que lo veo venir, y se me quitan las ganas! - Sigue España siendo uno de esos paises donde hay un idiota currando y seis dando órdenes? Espero que no.
Así, que al menos, y durante los primeros meses, me voy a tomar las cosas con calma, voy a mandar CV a multinacionales y compañias extranjeras de Valencia, a ver si necesitan un gestor financiero con inglés y sino, pues que les den por ahí, pues como opción B tenemos intención de montar un negocio, aunque aún no sabemos de qué tipo. El caso es que currando por tu cuenta, no tienes a un idiota dándote órdenes a destajo.
Para finalizar, lo que es mi última entrada en mi blog desde UK,  a veces me dá por pensar que vivo en una realidad en la que está siempre presente mi pasado, lo dulce y lo amargo, y que con sólo oir el sonido de una guitarra, casi me hace llorar, o el olor de los campos de trigo me traigan mil recuerdos de Pamplona (los campos de trigo que había donde ahora está la nueva urbanización de Ezkaba), tengo muchos recuerdos, aunque parezca mentira, echo de menos el 'olor' a los pasos de la procesión de Semana Santa en Pamplona (que miedo tenía cuando era pequeño), o el ruido de las barracas en San Fermín, el tipo de la caseta de los camellos dando voces, o el ruido de las olas en la playas de Gipuzkoa y Cantabria, el calor de Pamplona, mi amistad con Miguel Angel (de Santander) y muchas mas cosas que en un dia tuve y ahora no tengo, pero que siguen viviendo en mi recuerdo.
Aquí estoy dejando plasmado el sentimiento de un emigrante, y los recuerdos de un pais lejano donde un día fuí feliz. Tampoco es para ponerse triste, pero me cuesta reconocer que no soy de ningún sitio, que llevo mucho tiempo 'soñando' con volver a mi 'tierra', para ver a mi familia, amigos, comer la comida de mi madre, andar por las calles y mirarlo todo y sentir a la gente pasando por mi lado, enseñarle a Mark todas las cosas de allá, visitar el Monfrague, la Vera, Cáceres, Mérida, Trujillo y cómo nó, Ruecas y Miajadas (sí Toñi, lo tengo prometido), ir a Cadiz, ver el mar, sentir la alegria de la gente, esas fiestas que hay por todos las partes, pero al mismo tiempo voy a echar de menos el Big Ben, los bares del Soho, mi amigo Eduardo, el Támesis, los paseos por el rio, etc. Y sí, es cierto, aquí soy Español y cuando voy a España me siento más Inglés. No soy de ningún sitio.
A Valencia vamos a parar, así que Valencia es, y Valencia será nuestro destino final. Vamos a buscarnos un trocito de suelo, de cielo y de playa. A probar suerte, a asentarnos, ser felices y mirar hacia adelante. Lo que está en el pasado, se quedará en el pasado como un buen recuerdo y punto.
No sé  cuanto tardaremos en conectar internet y arreglar todos los papeleos necesarios que tenemos que arreglar nada más llegar a Valencia (Viva la Burocracia!) - y cuando esté todo hecho, volveré aquí.
Besos!